AMLO, globalizando el bienestar

El COVID-19 precipitó la caída del Neoliberalismo. Así lo ha expresado en repetidas ocasiones Andrés Manuel López Obrador, junto a otras voces de pensadores y gobernantes que buscan diferentes soluciones.

En Suiza hemos visto emerger una pobreza antes invisible. Gente haciendo filas de un kilómetro y medio pidiendo comida, en una nación con tanto dinero y con 8.5 millones de habitantes, nos habla de un sistema económico disfuncional, donde el Producto Interno Bruto (PIB) no se ve reflejado en el bienestar.

En Nueva Zelanda, la primera ministra Jacinda Ardern, ha ordenado dejar de lado al PIB, para medir el desarrollo de su país con parámetros de bienestar. Vivienda, pobreza, salud mental y medio ambiente, serán rubros para medir en la tierra de la nube blanca la prosperidad.

Jacinda Ardern

López Obrador como Jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal, se adelantó 20 años a lo que está ocurriendo hoy en el mundo, con su política basada en el bienestar. Además de los programas de apoyo a madres solteras, adultos mayores y personas con discapacidad, hubo otras acciones que lograron un impacto social y económico muy importante en la capital.

Siendo Laura Itzel Castillo, secretaria de Desarrollo Urbano y Vivienda en el Gobierno del Distrito Federal, se llevaron a cabo 126 mil acciones de vivienda, Número que no se alcanzaba desde la reconstrucción derivada del terremoto de 1985. El montó de la inversión también fue histórico: $9,831 millones 177 mil 489 pesos en cinco años.

Laura Itzal Castillo

Estos programas fomentaron la contratación de vecinos dedicados a los oficios de albañilería, plomería, herrería y pintura. De esta manera, se mejoraron las condiciones de vida de los beneficiarios, mientras la derrama económica se quedaba en los mismos barrios.

Con acciones como estas, la economía de la Ciudad de México se activó de abajo hacia arriba, y así hubo capacidad de consumo en los hogares de los trabajadores de la construcción. Al mismo tiempo, la compra de materiales rindió beneficios desde la ferretería de la esquina, hasta las grandes empresas. Esto demostró que los recursos sí pueden llegar a las grandes corporaciones, sin endeudar a las naciones.

La crisis económica provocada por la pandemia del COVID-19, empieza a compararse con la “gran depresión” de 1929. En medio de esta histórica debacle, Franklin Delano Roosevelt arribo al gobierno de los Estados Unidos, y al de México llegó el Generalísimo Lázaro Cárdenas del Río. Entre ambos gigantes reformadores existió afinidad ideológica, a pesar de las tensiones provocadas por la expropiación petrolera.

Lázaro Cárdenas

Así como los gobernantes progresistas hoy se plantean echar abajo al Neoliberalismo, en aquel entonces, Roosevelt con el New Dele y Cárdenas con sus memorables reformas, modificaron las bases del capitalismo, para ofrecer a la población bienestar en aquella adversidad económica.

Cárdenas y Roosevelt vieron en la construcción una palanca para generar una gran cantidad de empleos directos e indirectos. Entre otras magníficas obras, en la época de Roosevelt se construyeron la presa Hoover y el Puente Golden Gate en San Francisco. Lázaro Cárdenas también dinamizó este sector, mediante la nacionalización de los ferrocarriles, la expropiación del petróleo y la creación de nuevas carreteras.

Franklin Delano Roosevelt

Bajo la directriz de Claudia Sheinbaum Pardo, se construyeron en la Ciudad de México, el Segundo Piso del Periférico, así como los distribuidores viales “San Antonio”, “Heberto Castillo” y los puentes Fray Servando, Avenida del Taller, Lorenzo Boturini y Muyuguarda. En la misma administración, se erigió la Avenida de los Poetas, junto con los puentes “Carlos Pellicer”, “Octavio Paz” y “Jaime Sabines”. Estas obras generaron miles de empleos y una derrama económica muy importante.

Al igual que López Obrador en nuestros tiempos, Roosevelt y Cárdenas encontraron resistencias dentro de los sectores conservadores. En el caso de México, no fue casualidad la fundación del Partido Acción Nacional en el año 1939, un año antes de que Lázaro Cárdenas dejara el gobierno.

Claudia Sheinbaum

Alicia Barcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, al dar su apoyo a las políticas de bienestar de Andrés Manuel López Obrador expresó:

“Situar a la igualdad en el centro implica una ruptura con el paradigma económico que ha prevalecido en las últimas décadas; y hay que romper con una herencia de cinco siglos de privilegios y este cambio tiene una sincronía con una acumulación de demandas que lleva a recomponer el mapa político”.

México se encuentra entre los países con más desigualdad en el mundo. El coeficiente de GINI nos ubica en 0.48, donde 1 es el punto que corresponde a la perfecta desigualdad y 0 es el punto óptimo de igualdad. Según datos del Banco Mundial, casi el 40% de la riqueza de nuestro país, se concentra en el 1% de la población.

Alicia Bárcena

Respecto a las medidas de reactivación económica frente al COVID-19, Bárcena volvió a manifestar su apoyo a AMLO diciendo: “las políticas de reactivación económicas que ha planteado el gobierno de México nos parecen correctas, en el sentido de impedir que se socialicen las pérdidas y se privaticen las ganancias, hay que tomar en cuenta la experiencia que México en la crisis de 2008, donde el rescate terminó en una mayor concentración de la riqueza y realmente se socializaron las pérdidas”.

La canciller alemana Ángela Merkel, provocó la viralización de una frase que lanzó en el mes de febrero, al estar reunida con el presidente de Argentina Alberto Fernández: “Uno de los problemas de América Latina es que los ricos no quieren pagar nada”.

Ángela Merkel

Andrés Manuel López Obrador ha encontrado en la crisis el COVID-19, el mejor momento para demostrarle a México y al mundo, cómo se puede reactivar la economía desde abajo sin contratar deuda como se hacía antes.

Combatiendo la corrupción y echando mano de ahorros derivados de una estricta política de austeridad, estas con algunas cosas que se pueden lograr:

La primera medida que tomó la 4T para mitigar la crisis económica provocada por el COVID-19, fue adelantar 4 mensualidades de la pensión para adultos mayores, desde la Secretaría del Bienestar a cargo de María Luisa Albores. Siendo este el segmento de población más vulnerable, la medida fue precisa y eficaz. Con está acción que representó una inversión de 42,000 millones de pesos, se dio tranquilidad a 4 millones 500 mil personas de la tercera edad.

AMLO se ha pronunciado por proteger al 70% de la población, mediante los programas de asistencia social ya establecidos. Por estas vías, serán dispersados 120,000 millones por mes, en mayo, junio, julio y agosto.

María Luisa Albores

En un hecho sin precedentes, se están entregando 3 millones de créditos a la palabra, para empresas, negocios y trabajadores. Sin necesidad de firmas ni garantías, por este concepto habrá una derrama de 75 mil millones de pesos.

En el sector educativo, AMLO anunció una inversión de 8,875 millones de pesos que se repartirá entre 48,163 escuelas en toda la república. A los comités de padres de familia que recibirán este dinero, se les sugirió destinar los recursos a obras de construcción, para poder lograr 266,278 empleos de manera temporal.

La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), a cargo de Román Meyer Falcón, realizará de manera emergente, 50 mil acciones de vivienda popular en 68 municipios, con una inversión de 6.500 millones de pesos. En otro frente, el Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (INFONAVIT), dirigido por Carlos Martínez Velázquez, anunció una ampliación del monto máximo del crédito, para el mejoramiento de viviendas. Pasó de 60,000 a 125,000 pesos. Esta misma institución, apoyará a los derechohabientes que hayan perdido su empleo, pagándoles 3 meses de su crédito. Para esta acción se destinaron 7 mil 326 millones de pesos.

Román Meyer Falcón

Con el programa “Construyo INFONAVIT”, se busca beneficiar al menos a 70 mil personas, con una inversión de 13,377 millones de pesos, que generará 223,401 empleos directos e indirectos.

Para pequeños pescadores, se acrecentaron y adelantaron los apoyos por mil 391.7 millones de pesos en beneficio de 193 mil 200 personas.

Faltan muchas cosas buenas por venir. Andrés Manuel López Obrador anunció contar con 400 mil millones de pesos adicionales, para lo que haga falta en los tiempos del COVID-19.

En lo inmediato, México está demostrando a las naciones de todo el mundo, que se puede atender la pandemia y reactivar la economía desde abajo, con la mirada fija en el bienestar de la sociedad, sin pedirle dinero al Fondo Monetario Internacional.

(Visited 1596 times, 2 visits today)

Sobre el Autor

José Alfredo Gutiérrez Falcón José Alfredo Gutiérrez Falcón es abogado con especialidad en temas de Unión Europea y sistemas de integración en el mundo. Es articulista y se ha especializado en el manejo de tecnologías de comunicación. Una de sus pasiones es la elaboración de estrategias de marketing digital.

Te podría interesar

DEJE SU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *