El gran reto de AMLO

Desde el año 2000 en todo México se empezó a propagar su nombre.

Con el milenio nació un personaje de presencia mediática constante. Sus conferencias de prensa a las seis de la mañana, lo ubicaron todos los días en el centro del debate político.

La energía generada por sus seguidores y sus detractores, se convirtió en un movimiento impulsado por la lucha de los opuestos de la cual nos habla Heráclito de Éfeso.

Carlos Monsiváis sostenía que es después de Francisco I. Madero, el político mexicano más atacado en toda la historia de nuestro país ha sido Andrés Manuel López Obrador.

El entrañable autor de Días de Guardar falleció en el año 2010. A casi ocho años de la muerte de quien fuera Cronista de la Ciudad de México, quizá hoy AMLO sea la figura política más embestida de todos los tiempos en México.

Foto: Semanario Universidad

Como Jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal, López Obrador superó graves ataques. Su honestidad valiente y la alta eficacia de su gobierno le permitieron salir airoso de múltiples problemas de gran envergadura como los video escándalos y el desafuero. Ambos orquestados desde lo más alto de los Tres Poderes de la Unión, utilizando todo el aparato del Estado.

Con un país aún sin redes sociales y con la mayoría de los medios de comunicación al servicio del régimen, AMLO tuvo la capacidad de volcar a la opinión pública a su favor y así salir fortalecido de embates que parecían devastadores.

Después de contender en dos elecciones presidenciales plagadas de irregularidades, el tabasqueño mostró una vez más su infranqueable resistencia en el 2018. Con un discurso más amplio y moderado, AMLO conquistó la confianza de quienes antes lo atacaban bajo la influencia de una guerra sucia de 17 años.

Acompañado por un gabinete paritario de expertos intachables, así como por mujeres brillantes como Tatiana Clouthier, Elena Poniatowska y Laura Esquivel, Andrés Manuel se convirtió en el candidato presidencial más votado en la historia de México.

Foto: TeleSur

El efecto AMLO y la calidad moral de muchos candidatos a diputados y senadores del partido MORENA, lograron lo inimaginable. Un partido de oposición que obtuvo su registro hace apenas cuatro años, hoy cuenta con 191 diputados y 55 senadores.

Cumplir es una de las fortalezas de quien cada día se encamina a ser el líder más importante de América latina. A los dos años de su mandato en el GDF, ya había cumplido más del 80 por ciento de todas promesas de campaña. Esto lo supo en su momento el Coordinador de Gabinete Alfonso Romo, quien realizó un estudio pormenorizado de la gestión de AMLO, antes de apoyarlo abiertamente.

Gracias a la austeridad en su administración, AMLO pudo realizar obras de gran importancia, en medio de múltiples obstrucciones llevadas a cabo por representantes de los partidos Revolucionario Institucional y Acción Nacional.

En materia de vivienda, López Obrador edificó más casas que las construidas tras el sismo de 1985, y dio un hogar a víctimas de este trágico acontecimiento, quienes desde aquel entonces vivían en improvisados campamentos.

Foto: Heraldo de Saltillo

Después de conocer a detalle la gestión de Andrés Manuel López Obrador en Ciudad de México, no tengo duda del cumplimiento cabal de todos sus compromisos.

Antes de tomar posesión de la primera magistratura, ya los diputados y senadores de MORENA están cumpliendo lo prometido. La eliminación de las pensiones a los expresidentes, quizá sea lo más emblemático hasta este momento.

Indiscutiblemente López Obrador es el precursor de la Democracia participativa en nuestro país. Estando al frente del antes Distrito Federal, sometió a consulta pública importantes obras como los Segundos pisos del Periférico. El someterse a la revocación de mandato cuando gobernaba la capital mexicana, nos habla también de su propósito de empoderar a los ciudadanos.

López Obrador ganó la Presidencia de la república por una mayoría histórica con poco más de 30 millones de votos. Esto me hace recordar la frase memorable de Porfirio Muñoz Ledo al contestar el tercer informe de gobierno del expresidente Ernesto Zedillo: “El ejercicio democrático del poder es, ciertamente, mandar obedeciendo”.

La vocación democrática de AMLO podrá llevarlo a profundizar más sobre la implementación de la Democracia participativa y quizás, llegar a conformar un cogobierno ciudadano. Un acompañamiento que vaya más allá del proyecto oficial, para convertirse en la agenda del pueblo. Una nueva versión de los Sentimientos de la Nación, postulados en el discurso histórico de José María Morelos y Pavón.

Foto: REFORMA

El gran reto de AMLO no está en la realización de lo prometido. Eso ya lo ha calculado una y mil veces y por ello se ha comprometido a cumplirlo. El enorme desafío del próximo gobierno es tener la capacidad de encausar el talento de los mexicanos que ante la felicidad del triunfo hoy está encendido.

Hablo de millones de mexicanos que jamás han sido tomados en cuenta por no ser amigos de los gobernantes en turno. Pienso en cientos de cerebros migrados a cualquier rincón del mundo, felices de tener por fin un motivo para regresar a su pueblo.

Me refiero a inventores y académicos nacionalistas que a pesar de tener todo en contra, le han seguido apostando todo a México desde el silencio. Aquellos empresarios patriotas rezagados económicamente por no haber caído en la tentación de la corrupción. Esos ciudadanos discriminados que perdieron oportunidades y empleos por haber tenido la osadía de imaginar un México nuevo.

La falta de recursos económicos a la cual AMLO ya hecho referencia, obliga al gobierno a voltear a ver al mercado interno y con él, a todos los talentos que puedan generar dinamismo e innovación en México.

Dicho lo anterior, urge crear una dependencia para canalizar a todos los talentos deseosos de participar en la Cuarta transformación nacional.

Andrés Manuel López Obrador tiene toda la confianza del pueblo de México. Vibramos ante la proeza de empezar a cumplir sus compromisos antes de llegar al gobierno.

El día primero de julio la esperanza se convirtió en fe, al darnos cuenta que logramos lo que parecía imposible.

Ahora hay una fuerza ciudadana anhelando trabajar por la patria.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador deberá tener la capacidad de encausar el ímpetu del talento mexicano para convertirlo en progreso. Este es el gran reto.

Foto: Sol de México

(Visited 345 times, 1 visits today)

Sobre el Autor

José Alfredo Gutiérrez Falcón José Alfredo Gutiérrez Falcón es abogado con especialidad en temas de Unión Europea y sistemas de integración en el mundo. Es articulista y se ha especializado en el manejo de tecnologías de comunicación. Una de sus pasiones es la elaboración de estrategias de marketing digital.

Te podría interesar

DEJE SU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *